¿A qué edad se puede empezar con Montessori? ¡Al nacer!

Si has investigado sobre la educación infantil, es probable que te hayas encontrado con el enfoque Montessori. Quizá te preguntes: “¿A qué edad se empieza con Montessori?”.

A partir del nacimiento, podemos aplicar los principios Montessori. Saber lo que esto significa ayudará a los padres a convertirse en grandes observadores de su bebé y a ser capaces de apoyar su desarrollo de forma deliberada y consciente.

cuando puedo empezar con el metodo montessori

Aunque la mayoría de la gente piensa en ello para niños de edad preescolar y mayores, las prácticas e ideas Montessori pueden ser realmente útiles también para el desarrollo de los bebés. Aquí tienes una introducción sobre cómo y por qué los bebés y Montessori pueden ser geniales juntos.

Quizás te interese: ¿Por qué elegir Montessori?

¿Por qué empezar con Montessori al nacer?

El 85% del cerebro se forma a los 3 años. A menudo se piensa que la educación comienza en el preescolar, pero la Dra. Montessori observó (y la investigación moderna lo ha confirmado) que el aprendizaje comienza al nacer. El desarrollo temprano del cerebro es la base de todo el aprendizaje futuro, ya que los bebés establecen vías y patrones de descubrimiento que utilizarán durante toda la vida.

La calidad del entorno de tu hijo influye en su desarrollo. Las investigaciones demuestran que los niños que crecen en entornos estimulantes tienen más oportunidades de desarrollarse. Las habilidades de tu hijo no están predeterminadas. Por ejemplo, el desarrollo visual. Tu bebé nace con un cableado visual básico, pero lo que ve en los primeros meses de vida influye en las habilidades visuales clave, como la percepción de la profundidad y la capacidad de cambiar de enfoque rápidamente entre los objetos. Teniendo esto en cuenta, el primer material Montessori para recién nacidos es una serie de móviles diseñados para apoyar el desarrollo de las habilidades visuales.

Además de desarrollar sus sentidos y habilidades fundamentales, ¡los bebés están aprendiendo a aprender! Uno de los principales objetivos de Montessori es ayudar a los bebés a desarrollar hábitos de concentración, perseverancia ante los retos, resolución de problemas de forma independiente y otras habilidades que les servirán durante toda la infancia y la edad adulta, independientemente del tipo de trabajo que elijan.

empezar montessori
Cuándo empezar con el método Montessori

Cómo empezar a utilizar Montessori con tu bebé

Además de leer, cantar y hablar con tu hijo desde el nacimiento, puedes ayudar a promover el aprendizaje a una edad temprana preparando su entorno. He aquí algunas cosas que debes tener en cuenta al preparar un espacio de juego para el bebé:

  • Una sensación de orden. Para los adultos, una oficina desordenada con papeles por todas partes puede ser una fuente de estrés y confusión. Lo mismo ocurre con tu pequeño y su zona de juegos. Los niños funcionan mejor en un espacio de juego organizado que no sea excesivamente estimulante. Un dicho favorito de los maestros Montessori es: “Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”.
  • Un espacio de juego sencillo fomenta la concentración y la independencia. Una forma de mantener el orden es no poner todos los juguetes de tu hijo a la vez. Elige de 6 a 8 juguetes y unos cuantos libros a la vez y guarda el resto para utilizarlo más tarde. Exponer los juguetes en una estantería baja, en lugar de en una papelera, permite a tu hijo acceder a ellos de forma independiente y convertirse en el dueño de su espacio. Cuando observes que el interés de tu bebé por ciertos juguetes está disminuyendo, puedes rotarlos con algunos de los nuevos que hayas guardado. Esto puede ayudar a reavivar la curiosidad de tu hijo y le permite seguir aprendiendo aún más de sus juguetes a medida que sus habilidades mejoran.
  • Juguetes pasivos dan lugar a bebés activos. Los juguetes sencillos o “pasivos” requieren que tu hijo se comprometa para activarlos. Los juguetes más “activos” con luces y sonidos (las pantallas son las más activas) pueden poner a tu hijo en un modo pasivo, en el que pulsan un botón y esperan a ser entretenidos. Elige juguetes que sean emocionantes por el compromiso que requieren, no por sus campanas y silbatos.
  • Presenta la cantidad justa de desafío. En Montessori se entiende que si le das a tu hijo un material y lo utiliza “correctamente” de inmediato, has esperado demasiado para introducirlo. El mejor aprendizaje se produce cuando los niños cometen errores mientras intentan descubrir algo y, finalmente, logran dominarlo por sí mismos. Cuando busques juguetes para bebés, intenta elegir los que ofrezcan un nivel de desafío adecuado: no tan fácil que tu hijo se aburra ni tan complicado que se frustre.